La curva COVID-19 ha repuntado nuevamente. ¿Y ahora, qué?

A principios de marzo, en un esfuerzo colectivo, estadounidenses a través del país pusieron en práctica las lecciones de la pandemia del 1918-19 para “aplanar la curva” y salvar vidas, frenando la marea creciente de casos reduciendo las interacciones que pueden transmitir el virus de persona a persona.
Más de 100 años después de la pandemia de gripe de 1918-1919, los mismos pasos que funcionaron contra ese virus mortal también desaceleraron la nueva pandemia.
Pero a finales de abril de este año, la tolerancia para quedarse en casa se estaba debilitando y expertos advirtieron que la historia podría repetirse si las personas no siguen prestando atención a las lecciones de 1918 en los lugares que aún no habían visto muchos casos de COVID-19.
Howard Markel, MD, Ph.D., un historiador médico de la Universidad de Michigan que dirigió un importante estudio de esa pandemia y ayudó a acuñar la frase ‘aplanar la curva’ en función de cómo se comportó la pandemia de 1918 cuando las ciudades limitaron las reuniones públicas y algunos tipos de actividades comerciales. Markel y Alex Navarro, Ph.D., su colega en la Facultad de Medicina de la UM Centro de Historia de la Medicina, acaban de escribir un artículo centrado en la historia de la gripe de 1918 en Denver, donde los casos y las muertes aumentaron especialmente después de que la gente se cansó de las restricciones y revirtieron curso.
Ahora estamos experimentando algo similar. Es julio y los hospitales han comenzado a llenarse de pacientes críticos con COVID-19 en ciudades y estados que escaparon de la primera ola o relajaron sus restricciones demasiado pronto. Y al igual que hace 102 años, muchos gobernadores y alcaldes han tenido que revertir el curso, restableciendo los límites después de que la gente comenzó a reunirse y los casos comenzaron a aumentar.
Las tres D’s
Eso hace reglas “fáciles” como el uso de máscaras universales aún más importante, dice Markel. Junto con las restricciones sobre cuántas personas pueden reunirse en un lugar y dónde pueden hacerlo, y guías sobre cuán separadas deben estar, estas intervenciones no farmacéuticas harán que la vida sea llevadera sin tener que volver a un cierre total y quedarse en casa.
El modelo ‘tres D’, que se enfoca en reducir la duración de las interacciones en persona, aumentar la distancia entre las personas y reducir la cantidad de diferentes personas con las que se interactúa, es una regla general fácil.
“Cada tipo de prevención es como una capa de queso suizo, porque cada uno tiene agujeros que podrían permitir que el virus se propague”, dice Markel. “La esperanza es que al superponer varios tipos de prevención al mismo tiempo, podamos tapar esos agujeros. Pero eso significa que todos tenemos que compartir la carga de protegernos no solo a nosotros mismos, sino a los demás. Necesitamos hacer lo mejor posible”.
Las mascarillas, el distanciamiento y otras precauciones serán clave para los estados y ciudades que ahora experimentan fuertes aumentos en casos y hospitalizaciones, para evitar la necesidad de condiciones de cierre, dice. De las 43 ciudades cuyos patrones de gripe de 1918 él y Navarro estudiaron, 23 tenían dos picos en su curva, y fueron todos los que aflojaron las restricciones antes de que la primera curva fuera realmente plana.
Parte de esto requerirá despolitizar el uso de mascarillas y el seguimiento de reglas menos restrictivas.
“Este no es un problema partidista, es un problema de salud pública”, dice. “Mi esperanza es que, al igual que en 1918 y 1919, las empresas responsables y los CEO y jefes con visión de futuro digan que esto va a costar demasiadas vidas humanas si continuamos como hemos estado”.
Durante la pandemia de 1918 se recomendó el uso de mascarillas, y en algunas ciudades fue realmente obligatorio. “Los propietarios de negocios y el clero con frecuencia se quejaban de la duración de las órdenes de cierre, pero fue el uso de ordenanzas de mascarilla obligatorias lo que realmente molestó a las personas”, dice Navarro. “Si bien la mayoría de la gente siguió las órdenes, el incumplimiento fue bastante generalizado. En Denver, la ciudad terminó rescindiendo la orden de la máscara porque muy pocos residentes estaban dispuestos a cumplirla. En San Francisco, los ciudadanos formaron una ‘Liga Anti-Máscara’ para protestar contra la ordenanza”.
Otros investigadores de la pandemia de 1918 demostraron que esas ciudades que mantenían a sus ciudadanos fuera de los espacios públicos por más tiempo les fue mejor económicamente a largo plazo.
Escuelas y universidades
A medida que los distritos escolares toman decisiones sobre qué hacer en unas pocas semanas, Markel señala que la investigación histórica también puede ayudarlos a sopesar los costos y beneficios. En 1918, la ciudad de Chicago decidió mantener abiertas las escuelas, razonando que los niños que viven en la pobreza o en hogares abusivos estaban mejor en un ambiente donde podían aprender y alimentarse.
De hecho, señala que los niños pueden ser generadores de cambios en la salud pública altamente efectivos, ya que aprenden en la escuela la información más actualizada sobre cómo prevenir problemas de salud y llevan ese conocimiento a casa.
De regreso a principios del Siglo XX, el dar a los escolares cepillos de dientes e información sobre la importancia de la prevención de caries condujo a una mejor higiene dental entre sus padres también. Del mismo modo, enseñar a los niños pequeños el valor de abrocharse el cinturón de seguridad en la década de 1970 ayudó a que esa práctica sea ampliamente aceptada, y ayudó a reducir las tasas de muertes por accidentes y lesiones.
“Los niños de primaria y secundaria son algunos de los mejores embajadores de salud pública que tenemos, si los capacitamos para sentir que están ayudando a todos”, dice Markel.
Dado que las investigaciones hasta la fecha han sugerido que los niños más pequeños, especialmente, no tienden a propagar el virus, especialmente si ellos y los adultos en sus escuelas usan máscaras, los esfuerzos actuales para reabrir de manera segura podrían hacer de las escuelas un lugar de enseñanza para un comportamiento seguro.
Por otro lado, está especialmente preocupado por los colegios y universidades como posibles puntos para la transmisión del virus, en base a las actitudes típicamente tolerantes al riesgo de los adolescentes mayores y los adultos jóvenes. Incluso si sus instituciones hacen todo lo posible para evitar la propagación en el campus, no pueden regular el comportamiento de los estudiantes cuando no están en clases o dormitorios.
“Observamos brotes de influenza en varios colegios y universidades en el otoño de 1918”, dice Navarro. “En algunas de estas instituciones, una cuarta parte de la población estudiantil todavía contrajo la enfermedad, a pesar de las medidas de control que estaban vigentes”.
Y así, dice Markel, “Realmente me preocupo por otro aumento importante en las ciudades universitarias unas semanas después del regreso de los estudiantes, porque un tercio de los jóvenes que contraen el virus pueden propagarlo sin tener síntomas sustanciales. Eso pone en riesgo a los adultos mayores con los que están en contacto, incluidos los trabajadores esenciales”.
Mirando al futuro
El papel del consumo público de alcohol, que también fue una preocupación en 1918, no se puede sobreestimar, dice.
En aquel entonces, muchos hombres trabajadores comían sus almuerzos en los salones, y los partidos políticos usaban estos bares como un lugar de reunión para reclutar votantes a su lado. Pero durante la pandemia de gripe, la mayoría de las ciudades los cerraron, con tanto alboroto como el cierre de bares en las ciudades golpeadas por COVID hoy.
“En varias ciudades, los salones estaban específicamente exentos de las órdenes de cierre”, dice Navarro. “Eran demasiado importantes social y políticamente para ordenar el cierre. Aunque todavía se suponía que los propietarios debían evitar el hacinamiento, la policía frecuentemente encontraba los bares completamente llenos ”
Además de administrar los tipos de situaciones en las que las personas pueden interactuar y requerir el uso de máscaras, hay otras herramientas importantes a considerar, dice Markel. Esto incluye incentivar a las personas a quedarse en casa si están enfermas y continuar complementando los ingresos de las personas que no tienen trabajo debido a las precauciones de salud pública.
Incluso una vez que las pruebas de vacuna hayan identificado buenos candidatos, llevará tiempo producir suficiente vacuna y vacunar a suficientes personas para reducir el riesgo de propagación.
Markel lo compara con otro período crucial en la historia de Estados Unidos: la Segunda Guerra Mundial.
“Le tomó tiempo al gran ‘Arsenal de la Democracia’ ponerse en marcha y producir la increíble cantidad de aviones, barcos y armas que nuestras tropas necesitaban”, explica. “Llevar una vacuna a todos también llevará un tiempo. Mientras tanto, deberíamos ver la tarea de prevenir el coronavirus como nuestro propio “esfuerzo de guerra” y hacer lo correcto para nosotros y nuestros seres queridos. Podemos hacerlo, pero tenemos que hacerlo ahora. De lo contrario, se volverá aún más difícil “.

What's Your Reaction?
Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0
View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

COPYRIGHT 2019 LATINOS EN MICHIGAN. ALL RIGHTS RESERVED.
DESIGNED BY GOMEDIA

Scroll To Top