El ruido de los camiones en el suroeste de Detroit podría afectar la salud pública de sus habitantes

El sonido de un camión hacia el final del bloque es pronto reemplazado por el chirrido de sus frenos que ayudan a parar al camión semirremolque de cuatro ejes. La escena es habitual en el vecindario del suroeste de Detroit, donde las risas de los niños jugando en los patios traseros han sido apagadas por los ruidos de los camiones que avanzan a toda velocidad por la calle, haciendo imposible tener conversaciones al aire libre y dejando atrás humo, cimientos agrietados y disminuyendo los valores de las casas.
“Es simplemente ridículo. No se puede dormir por la noche, hay vibraciones constantes y estos camiones grandes pasan todo el día y toda la noche”, dijo Thomasenia Weston, quien ha vivido en el vecindario durante más de 20 años.
Crió a sus dos hijos y ahora está criando a dos nietos en el suroeste de Detroit. Si bien sus hijos crecieron jugando en el patio trasero, ahora ella no deja que sus nietos, de 5 y 9 años, jueguen fuera de casa.
“Hay demasiada contaminación, demasiado hollín y todo ese ruido … Ni siquiera puedo abrir las ventanas. Me siento como una prisionera en mi propia casa”, dijo. “Ahora sufro de falta de sueño, con estos camiones de cuatro o seis ejes que, de todos modos, ni siquiera se supone que deben pasar por esta calle”.
Investigadores de la Universidad de Michigan unieron fuerzas con miembros de la comunidad y la Coalición de Beneficios Comunitarios del Suroeste de Detroit para evaluar el impacto del ruido de los camiones en el vecindario, muchos de los cuales han sido desviados por los vecindarios como parte del proyecto de construcción del puente internacional Gordie Howe. Su análisis ha sido publicado en la revista Environmental Research.
“El suroeste de Detroit tiene muchos centros de logística y operaciones de carga, plantas de fabricación y ensamblaje que necesitan entregas casi constantes, a través del tráfico de Canadá al resto de los EE. UU., e instalaciones intermodales donde camiones, trenes y barcos transfieren mercancías”, dijo el investigador principal Stuart Batterman, profesor de ciencias de salud ambiental en la Escuela de Salud Pública de la U-M.
“Esta ya es un área de justicia ambiental impactada, donde las minorías y las poblaciones pobres tienen tasas mucho más altas de enfermedades relacionadas con el medio ambiente como el asma”.
Los investigadores de la U-M y sus colaboradores de la Coalición de Beneficios Comunitarios del Suroeste de Detroit reclutaron miembros de la comunidad para participar en el estudio, dijo Batterman. El estudio buscó encontrar nuevas métricas para medir el impacto del ruido y algunas de sus consecuencias como la molestia que produce, la interrupción del sueño y el aumento de los niveles de estrés en la comunidad. Métricas más tradicionales se centran en la pérdida auditiva

“Se necesitan mejores métricas que representen o midan la influencia del ruido intermitente en las comunidades que puede interferir con el sueño, la oportunidad de tener una conversación en su porche y la calidad de vida en su vecindario”, dijo.
Para su trabajo, los investigadores y sus socios comunitarios dividieron los hogares en dos grupos, usando algunas casas para monitoreos a corto plazo y conteos de tráfico, mientras que otras fueron usadas para llevar a cabo monitoreos prolongados (cinco días en dos temporadas). El estudio incluyó a 14 estudiantes de secundaria y siete supervisores adultos que midieron ruido y realizaron recuentos de vehículos. En todos los hogares, técnicos profesionales instalaron medidores de nivel de presión acústica.
Los investigadores calcularon métricas de ruido convencionales y complementarias en 21 hogares, incluido el promedio de nivel diurno y nocturno y el efecto de la distancia a la carretera, el volumen de tráfico, la hora del día y otros factores.
Utilizando Google Maps, fotografías, recuentos de camiones y otras fuentes, los investigadores evaluaron las características del vecindario, las fuentes de ruido cercanas como las autopistas y la industria, factores mitigantes como la vegetación, y luego construyeron un conjunto de datos para evaluar el impacto de diferentes factores en los niveles de ruido.

Simone Sagovac, de la Coalición de Beneficios Comunitarios del Suroeste de Detroit, dijo que esperan que el estudio arroje algo de luz sobre las consecuencias no deseadas de los patrones de cambio de tráfico en la ciudad, y espera que los hallazgos sean considerados al idear rutas alternativas para el puente internacional Gordie Howe.
“Hay cientos de camiones que pasan y nuestra preocupación es que el muro antirruido que se está construyendo para reducir la exposición al ruido de la autopista I-75 podría terminar aumentando el ruido del tráfico para las casas que quedan”, dijo.
Sydni Warner, estudiante del Departamento de Ciencias de la Salud Ambiental en la UM, estuvo de acuerdo.
“La Organización Mundial de la Salud y la Agencia de Protección Ambiental tienen recomendaciones sobre qué nivel de ruido puede causar diferentes resultados de salud, que son 55 y 53 decibeles”, dijo. “En el suroeste de Detroit, incluso durante la noche, ambos niveles recomendados se superan constantemente y por una cantidad considerable. La forma en que funciona el ruido aumenta exponencialmente, por lo que una diferencia de cinco decibelios es mucho más fuerte de lo que normalmente pensamos”.
Batterman agregó que “los resultados del estudio mostraron que los niveles de ruido en los porches de las casas en las calles residenciales que se utilizan actualmente como rutas de camiones son inaceptables” y exceden la pauta de 70 dB utilizada por la Autoridad Federal de Carreteras y los niveles máximos eran mucho más altos. Los niveles de ruido estuvieron estrechamente asociados con la proximidad a las rutas de camiones.
Según el informe, las mediciones de ruido durante la semana oscilaron entre 55,3 y 73,8 decibeles, con un promedio de 62,1 decibeles. Y los niveles de ruido más altos fueron entre las 7-10 a.m. y las 2-5 p.m. El ruido diurno en la mayoría de los sitios fue consistente con los patrones de volumen de tráfico en las carreteras locales. Los niveles de ruido estuvieron estrechamente asociados con la proximidad a las rutas de camiones.
El informe se suma a un creciente cuerpo de trabajo que aborda los impactos ambientales y de salud en el suroeste de Detroit, incluidos los asociados con el nuevo puente internacional. El consejo municipal de Detroit está revisando evidencia para establecer ordenanzas de ruido y restricciones de camiones en un futuro cercano.
Para Weston, la investigación proporciona evidencia científica de lo que ella ha experimentado. Las noches de insomnio y el ruido constante la agotan, dijo. Tener una conversación con los vecinos puede resultar difícil. Ha desarrollado asma y también sus nietos, y está segura de que el porche agrietado es el resultado de la constante vibración producida por los camiones.Si pudiera, le encantaría mudar su casa a otro lugar, dice. O vender. Pero nadie compra las casas en esta zona.“No es solo que estás viviendo en la ciudad y es ruidoso”, dijo. “Es como si estuvieras viviendo en una carretera”.
Estudio: A Community Noise Survey in Southwest Detroit and the Value of Supplemental Metrics for Truck Noise

What's Your Reaction?
Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0
View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

COPYRIGHT 2019 LATINOS EN MICHIGAN. ALL RIGHTS RESERVED.
DESIGNED BY GOMEDIA

Scroll To Top