Por Liliana Ospina


Hoy en "Talentos Latinos" de Latinos En Michigan TV, les presentamos la historia de un inmigrante, que ha hecho que un oficio que ha aprendido desde temprana edad, le haya servido para convertirse en un empresario en Michigan,
Cuando Roberto Amezola Emigró de Jalisco a Detroit, nunca se imaginó que, el cortar árboles, un oficio que aprendió desde niño, lo iba a convertir en un exitoso emprendedor en Michigan.
 “El primer árbol, que yo corté tendría yo como 8 a 9 años y la primera vez que nos llevamos la motosierra, mi hermano y yo cortamos un árbol que le llaman el papelillo. Es un tipo de árbol que cortamos allá en Jalisco”, dijo Roberto.
Años después, Roberto llegó a Michigan para trabajar en la compañía de una familiar, haciendo el oficio, que siempre ha sido parte de su vida.
“Yo llegué aquí, cuando tenía 16 o 17 años, y empecé a trabajar aquí con mi hermano, porque él ya estaba acomodado aquí. El ya tenía su propia compañía, pero llegó el día en que me separé de él y empecé o mío”, dijo Amezola.
Sin embargo, al igual que muchos emprendedores,  la experiencia de comenzar su empresa Amezola True Services, no fue nada fácil.
“Es un poco difícil, cuando uno empieza un negocio”, afirma Roberto Amezola, “porque uno no tiene dinero para empezar. Se ocupa dinero y luego otra de las cosas es el idioma, lo más difícil es saber entenderse con los clientes”.
No obstante, Roberto reconoce que el secreto para el éxito es saber hacer las cosas y  no depender de nadie.
“Cuando uno haga las cosas, debe saberlas hacer uno y no contar con nadie. Hay muchas personas que hacen miles de cosas, pero no son especialistas es una. Yo no se hacer mucho pero lo que sé, lo sé hacer bien”, agregó.
Y por ser un experto en su área de trabajo, Roberto ha adquirido un importante crecimiento en su compañía.
“Gracias a Dios he estado trabajando bien, tengo muchos clientes, que me procuran, estoy muy bien acomodado y en realidad estamos muy bien acomodados con compañías grandes, corporaciones muy grandes de departamentos, pues gente privada también”.
Según Roberto, a pesar de que su empresa, a veces cobra más que otras, a sus clientes lo que les importa es la calidad de su trabajo.
“M+is recomendaciones son muy buenas y  en mis trabajos, Gracias a Dios tratamos de hacer lo mejor  que se pueda”.
Pero reconoce que mucho de su éxito tiene que ver con la gente que hace parte de su equipo de trabajo.
“Quiero agradecerles, a los muchachos que tengo aquí conmigo trabajando y a los que no están también y esperamos seguir adelante y agradecerles y que cuento con el apoyo de ellos e igualmente de mi para ellos”.
No obstante Roberto Amezola, reconoce la dificultad de ser emprendedor.
“Es difícil, si no es uno es otro. Si no hay un problema hay otro. Entonces mi mentalidad, tengo que darle salida a todo, pues a los problemas del hogar, problemas de clientes, problemas de empleados”.
Y admite que destras del éxito, también existe la envidia y la competencia desleal.
“Muchas de las veces, parece que no, pero como hispanos, nos tenemos envidia, aunque no parezca pero la tenemos.Entonces, muchas de las veces he tenido gente que me ha ayudado a trabajar, pero por ciertas razones les parece mal y hay cosas que no les parece a ellos y entre más bien le vaya a ellos peor es la envidia”.
Por eso da este mensaje a los emprendedores de Michigan.
“A mi punto de ver las cosas, que hagan las cosas como deben de ser. NO tratar de imitar a los demás, lo que hagan, háganlo bien hecho, sin miedo. Háganlo bien hecho y para todos hay”.
Roberto afirma que el trabajo no se acaba, “traten de progresar, sin perjudicar a los demás”.