El Departamento de Salud y Servicios Humanos de Michigan (MDHHS por sus siglas en inglés) está invitando a las mujeres embarazadas de Michigan que se hagan un examen de enfermedades de transmisión sexual (ETS por sus siglas en inglés) para resaltar la importancia de las pruebas durante el embarazo.
 
Muchas infecciones de transmisión sexual en mujeres embarazadas pueden también afectar a un bebé recién nacido. Sin embargo, la transmisión de estas infecciones al bebé se puede prevenir con pruebas adecuadas durante el embarazo. Realizar la prueba del VIH, la hepatitis B y la sífilis, múltiples veces durante el embarazo conducirá a mejores resultados de salud para la mujer embarazada y su bebé nonato.
 
"Si el médico encuentra la infección en una mujer antes de que nazca el bebé, puede proporcionar tratamiento para asegurarse que el bebé no se infecte", dice el Dr. Eden Wells, MDHHS médico director ejecutivo.
 
Cada mujer embarazada debe hacerse la prueba de VIH, hepatitis B y sífilis en su primera visita prenatal. MDHHS recomienda pruebas adicionales a las 26-28 semanas. Las mujeres embarazadas con factores de alto riesgo como tener una ETS, el uso de drogas intravenosas, o tener más de una pareja sexual, también deben someterse a pruebas de VIH, sífilis y hepatitis B a las 36 semanas de gestación o en el parto, incluso si sus exámenes son negativos.
 
Las pruebas son importantes porque las personas a menudo no muestran signos o síntomas de tener VIH, hepatitis B o sífilis. Las mujeres embarazadas portadoras de estas enfermedades pueden transmitirlas a su bebé, quien presenta mayor riesgo de desarrollar problemas de salud graves debido a la infección.
 
Las mujeres embarazadas y que están infectadas pueden necesitar comenzar el tratamiento durante el embarazo. El tratamiento temprano reduce en gran medida la posibilidad de que el bebé nazca con la infección o tenga consecuencias graves para su salud. Además del tratamiento durante el embarazo, el bebé también puede necesitar tratamiento al nacer para protegerse contra la infección.
 
En los últimos cinco años, Michigan ha tenido tres casos prevenibles de hepatitis B perinatal, tres casos de sífilis congénita y tres bebés nacidos con infección por el VIH. MDHHS anima a todas las mujeres embarazadas a hacer preguntas y discutir sus riesgos y preocupaciones con su médico durante sus visitas prenatales.
 
Para mayor información por favor visitewww.michigan.gov/hepatitisB ywww.michigan.gov/hivstd.

46 schools receive Michigan School Wellness Awards for promoting healthy lifestyles