Por Liliana Ospina


LANSING (LATMITV) - Esta semana se conmemoró el día nacional de los sobrevivientes de cáncer, una fecha muy especial, si se tiene en cuenta que esta enfermedad también tiene un gran impacto entre las familias de las personas afectadas.
Por eso, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Michigan comparte estrategias de salud física y mental para mejorar la calidad de vida de los sobrevivientes.
Una persona es un sobreviviente de cáncer desde el momento del diagnóstico hasta el resto de su vida. Actualmente hay más de 15.5 millones de sobrevivientes de cáncer en los Estados Unidos y se espera que esta cifra aumente a 20.3 millones para el año 2026. En el caso de Michigan, se estima que hay 526,100 sobrevivientes de cáncer.
"Debido a los avances en detección temprana, así como en el tratamiento, muchas personas viven más tiempo, tras un diagnóstico de cáncer", dijo la Dra. Eden Wells, directora ejecutiva médica de MDHHS. "Tener apoyo durante el tratamiento y vivir lo más sano posible durante y después del tratamiento”.
Gracias a los diferentes tipos de tratamientos contra el cáncer y la supervivencia a esta enfermedad, la experiencia de cada sobreviviente es diferente. Si bien hay casos en los que algunos sobrevivientes viven más tiempo que otros, aún pueden experimentar los efectos del cáncer y su tratamiento en los años venideros.
Muchos de estos pueden ser impactos físicos, emocionales y financieros, no solo paran los sobrevivientes, sino también para sus familias.
La calidad de vida es importante en la supervivencia de las personas que no tienen cáncer, continúan viviendo con un cáncer manejable o enfrentan problemas al final de la vida. La atención de supervivencia significa cuidar la salud mental y física de las personas.
Los sobrevivientes de cáncer pueden abordar su calidad de vida al trabajar con sus proveedores de atención médica para controlar los efectos secundarios o los efectos a largo plazo que experimentan.
Tomar decisiones saludables puede mejorar la calidad de vida y reducir la posibilidad de recurrencia del cáncer o desarrollar un segundo tipo de cáncer. Las elecciones saludables pueden incluir un aumento de la actividad física, una buena nutrición, una ingesta limitada de alcohol y el abandono del tabaco. La salud mental puede abordarse mediante la participación en un grupo de apoyo para el cáncer o hablando con un consejero.
Para mejorar la salud, la supervivencia y la calidad de vida después de un diagnóstico de cáncer, los expertos recomiendan lo siguiente:
• Aléjese del tabaco. Fumar y otros productos de tabaco aumentan su riesgo de recurrencia del cáncer y cánceres adicionales.
• Manténgase activo y esfuércese por mantener una dieta y peso saludables.
• Discuta un plan de atención de seguimiento con su proveedor de atención médica.
• Obtenga ayuda para la depresión o la ansiedad relacionada con el cáncer o su tratamiento. Para obtener recursos sobre la supervivencia y la vida después del tratamiento del cáncer, visite el sitio web de la Sociedad Americana del Cáncer o llame al 800-227-2345. La información también está disponible en el Instituto Nacional del Cáncer.