UM-Portal en Español


ANN ARBOR, MICHIGAN(LATMITV)- Los estereotipos de que sólo las chicas blancas sufren de anorexia, bulimia u otro tipo de trastornos de la conducta alimentaria está causando que un gran número de hombres y personas de color no reciban atención médica adecuada para lidiar con el trastorno, según un equipo de investigadores de la Universidad de Michigan.
En una encuesta de estudiantes universitarios, Kendrin Sonneville y Sarah Lipson de la Escuela de Salud Pública encontraron grandes disparidades entre aquellos que están siendo diagnosticados y recibiendo tratamiento por trastornos de la alimentación.  
"Aunque muchas personas asumen que los trastornos alimentarios afectan a 'niñas ricas, flacas, blancas,' encontramos que entre los estudiantes universitarios con trastornos de la alimentación, sólo el 2 por ciento tenía bajo peso, la mayoría no eran ricos, y una parte considerable eran hombres y no blancos", dijo Sonneville, profesora asistente de ciencias de la nutrición.
"También encontramos que los estereotipos sobre quién desarrolla trastornos de alimentación pueden contribuir a las disparidades en el diagnóstico y tratamiento en varones, aquellos con más sobrepeso, las personas de color, y los no acomodados quienes tendrían más posibilidades de quedarse al margen."
En su análisis de más de 1.700 jóvenes de 12 universidades de todo el país que participaron en el estudio Healthy Bodies Study, los investigadores encontraron que las mujeres eran casi cinco veces más probables de ser diagnosticadas que los varones; Los estudiantes blancos tenían casi dos veces más probabilidades de ser diagnosticados que los estudiantes de color; Los estudiantes de bajo peso tenían casi seis veces más probabilidades de ser diagnosticados que los alumnos que presentaban un peso normal. Sin embargo, los estudiantes con sobrepeso / obesidad tenían la mitad de probabilidades de ser diagnosticados.
En cuanto a tratamiento, las mujeres tenían casi 1,5 veces más probabilidades de obtener ayuda en comparación con los hombres, y los estudiantes acomodados eran dos veces más propensos a recibir tratamiento en comparación con los no acomodados. Los estudiantes con bajo peso tenían casi seis veces más probabilidades de recibir tratamiento en comparación con los estudiantes con un peso medio.
Se estima que cerca de un 5 por ciento de la población en los Estados Unidos tiene un trastorno de la alimentación en algún momento de sus vidas, sin embargo, sólo un tercio de los individuos recibe tratamiento.
De aquellos estudiantes universitarios en el estudio  que tenían un trastorno de la alimentación, casi por el 31 ciento percibía que necesitaba tratamiento, el 10,5 por ciento había recibido un diagnóstico y casi el 14 por ciento había recibido tratamiento en el último año.
"La mayoría de las personas con un trastorno alimentario nunca son diagnosticadas y no reciben tratamiento, a pesar de que los tratamientos exitosos en reducir el sufrimiento, consecuencias para la salud y el costo están disponibles", dijo Sonneville. "La mayoría de la cobertura de los medios de comunicación relacionada con trastornos de la alimentación se centra en los casos de anorexia entre las celebridades femeninas, blancas y delgadas. Muchas personas con trastornos de la alimentación no se reconocen en estas representaciones estereotipadas de los trastornos de la alimentación en los medios y pueden no reconocer la necesidad de tratamiento."
De hecho, el equipo encontró que la anorexia era mucho más propensa a ser diagnosticada que (73 por ciento) en comparación con el trastorno por atracón (7 por ciento). Esta disparidad podría perpetuar estereotipos porque la anorexia es el diagnóstico más común, a pesar de ser el trastorno menos frecuente.
Sonneville dijo que detección y prevención universal dirigido por los médicos podría ayudar a reducir estas disparidades.
"En general, se debe prestar más atención a la prevención de los trastornos alimentarios en la población", dijo Sonneville. "Los esfuerzos de menor escala que se centran sólo en las personas con mayor riesgo (por ejemplo, las mujeres) pueden ser eficaces. También pueden desfavorecer a aquellos que ya se sienten excluidos del discurso prevaleciente sobre los trastornos alimenticios y marginados dentro de los entornos de tratamiento."