Por Michigan Medicine
Las multitareas pueden ser una necesidad en el vertiginoso mundo actual, pero una nueva investigación muestra que las distracciones afectan la forma en que los estudiantes de medicina aprenden, haciendo que el conocimiento que obtienen sea más difícil de retener.


La tecnología tiene, y sigue teniendo, un impacto significativo en la educación superior. Desde aplicaciones para teléfonos inteligentes hasta conferencias grabadas en video a las que se puede acceder en línea, la tecnología es una parte integral de la vida universitaria de los estudiantes.
Mientras que los estudiantes y profesores de los campus universitarios de todo el país reconocen los efectos positivos de la tecnología, como la facilidad y la comodidad, Michael Hortsch, Ph.D. (link is external), advierte a los estudiantes, educadores y administradores sobre sus posibles impactos negativos en los resultados de aprendizaje.
Hortsch, cuyos enfoques de investigación incluyen educación médica, e-learning y tecnología educativa, es profesor de Biología Celular y del Desarrollo y de Ciencias de la Salud del Aprendizaje de la Facultad de Medicina de la Universidad de Michigan.
"En el mundo de hoy, todos hacemos varias cosas al mismo tiempo, pero hay que tener cuidado", dice Hortsch. "Cuando los estudiantes intentan aprender nuevos conceptos, nueva información, las distracciones son malas y pueden afectar la capacidad de aprendizaje".
En un artículo publicado recientemente en línea en la revista Anatomical Sciences Education, Hortsch y sus colaboradores realizaron un estudio retrospectivo, utilizando datos auto informados, que analizaron los comportamientos de los estudiantes durante las conferencias preclínicas de la UM y cómo los estudiantes se comportaron al estudiar histología durante una conferencia en vivo y en video podcast.
El diseño del estudio utilizó una encuesta retrospectiva que investiga el comportamiento autoseleccionado del estudiante, que según Hortsch requiere investigación adicional, pero un hallazgo significativo es claro: las distracciones durante las sesiones de conferencias, ya sea asistir en persona o mirar en línea, tuvieron un impacto negativo en los resultados del aprendizaje.
"Nuestro objetivo era presentar recomendaciones a los educadores y estudiantes de medicina preclínica con respecto a los modos de impartir las clases y la forma de consumo para obtener el mejor valor educativo", dice.
Otra conclusión extraída del estudio de Hortsch es que los estudiantes que asisten regularmente a clases en persona obtienen mejores puntajes que aquellos que ven la sesión en línea.
Hortsch dice que sus hallazgos no deberían hacer que las administraciones universitarias se apresuren a cancelar videos de conferencias, sino que busca promover un enfoque bien informado y de sentido común que se comunique claramente a los estudiantes para usar la tecnología de manera adecuada.
Cada año, casi 170 estudiantes se matriculan como M1 en la escuela de medicina de U-M. La muestra de datos de Hortsch incluyó a 507 estudiantes de primer año desde 2014 hasta 2016.
La influencia de las distracciones
Un total de 439 estudiantes respondieron a la encuesta de Hortsch, que hizo preguntas sobre su asistencia a la conferencia de histología y el uso del video de la conferencia. Incluyendo los resultados de una encuesta previa de 2011 a 2013, Hortsch descubrió que los estudiantes optan cada vez más por ver conferencias en línea en lugar de asistir a conferencias en tiempo real.
A pesar del aumento en el número de estudiantes que iniciaron sesión para aprender, los estudiantes que informaron que "siempre" asistieron a las clases en persona tuvieron puntajes más altos en el examen acumulativo de histología en comparación con los estudiantes que vieron la mayoría de las conferencias en línea.
En particular, ambos grupos de estudiantes informaron la realización de tareas múltiples durante las clases, lo que finalmente tuvo un impacto negativo en los puntajes de histología. El treinta por ciento de los estudiantes que asistieron a las clases en persona dijeron que participaron de manera moderada, frecuente o siempre en actividades no relacionadas con la lectura, como Facebook y el correo electrónico. El cuarenta y uno por ciento de los estudiantes que vieron conferencias en línea informaron haber sido interrumpidos y usar Internet simultáneamente para aclarar conceptos o información adicional.
Los estudiantes que informaron que "nunca" se involucraron en estas actividades obtuvieron un promedio de 2.2 por ciento más alto, en comparación con los estudiantes que informaron tener un comportamiento moderado en estas conductas.
"Las distracciones y las interrupciones amenazan tanto las conferencias en vivo como el video casting", dice Hortsch.
Otro hallazgo significativo del estudio de Hortsch es la idea de que la consistencia es la clave. Su evidencia sugirió que elegir un método consistente para obtener información de la conferencia, ya sea asistiendo a conferencias en vivo o siempre viendo videos, puede estar asociado con mejores resultados de aprendizaje en múltiples áreas temáticas.
No blanco y negro
El uso de la tecnología en entornos de aprendizaje probablemente continuará siendo más robusto y dinámico con el tiempo. Y como con la mayoría de las cosas, hay ventajas y desventajas.
Hortsch dice que sus hallazgos se pueden aplicar de manera más amplia y que en realidad son aplicables a cualquier tipo de alumno.
Aunque podría estar en tendencia adaptar e incorporar rápidamente la tecnología más nueva en el plan de estudios, Hortsch alienta a los administradores de la universidad a comprender primero el mejor uso de esa tecnología antes de ponerla a disposición de los estudiantes.
Para los estudiantes, Hortsch dice que es importante apegarse a lo básico, teniendo en cuenta que el cerebro humano funciona mejor cuando se enfoca en una cosa a la vez. También dice que los estudiantes deben encontrar su mejor enfoque para aprender y desplegarlo consistentemente.
"La tecnología puede ofrecer nuevas oportunidades de aprendizaje, pero es importante que comprendamos cómo usarla de manera adecuada", dice Hortsch. "Deberíamos entender dónde puede ayudarnos y dónde puede perjudicarnos".