PRNewswire-HISPANIC PR WIRE


SACRAMENTO, CALIFORNIA (LATMITV)  -- Es un escenario común entre la comunidad hispana, cuando el vecino lo recomienda a usted a un preparador de impuestos que lo ayudó a obtener un gran reembolso de impuestos. Usted va al preparador de impuestos. Éste le hace preguntas. Usted le dice cosas como que realizó una donación a una organización benéfica, pero que no recuerda el monto. Usted también tuvo algunos gastos de negocio, pero usted no es bueno para documentar sus gastos. El preparador de impuestos le dice que no se preocupe, que él puede estimar los gastos.
Usted recibe un gran reembolso y está feliz. El preparador de impuestos le dice que, como lo ayudó a obtener un reembolso tan grande, él se quedará con el 15 % del reembolso como pago por sus servicios. Usted firma la declaración de impuestos.

Usted mira la línea donde se coloca la firma. En esa línea él incluyó la etiqueta de un negocio. Por lo menos no está en blanco, ¿no? Se equivoca. A continuación se muestran las señales más comunes de que un preparador de impuestos es fraudulento.
Muchas veces el preparador de impuestos afirma que el IRS lo avala, pero tenga encuenta lo siguiente:
 – El Servicio de Rentas Internas (Internal Revenue Service, IRS) no avala a ningún tipo de preparador de impuestos. Solamente reconoce ciertas credenciales de preparador de impuestos, como contador público certificado (certified public accountant, CPA), agente registrado (enrolled agent) o abogado.
A esos profesionales se les permite representar a clientes ante el IRS. Algunos estados han establecido requisitos para los preparadores de impuestos que cobran por sus servicios y que no son ni CPA, ni agentes registrados ni abogados.
Por ejemplo, California exige que los preparadores de impuestos sin licencia se inscriban con el Consejo de Educación sobre Impuestos de California (California Tax Education Council, CTEC). A cada preparador de impuestos inscrito con el CTEC se le exige completar cursos de educación sobre impuestos cada año y conseguir una fianza para proteger a los clientes contra el fraude.
No tiene un PTIN — El IRS le exige a toda persona que prepare declaraciones de impuestos federales a cambio de un pago, que tenga un Número de Identificación de Preparador de Impuestos (Preparer Tax Identification Number, PTIN) individual y que lo incluya en las declaraciones de impuestos federales de los clientes.
Firma la declaración de impuestos de usted con el nombre de un negocio o como "autopreparado" ("self prepared") — A los preparadores de impuestos que cobran por sus servicios se les exige firmar las declaraciones de impuestos estatales y federales e incluir su PTIN en todas las declaraciones de impuestos federales. Tenga cuidado con los preparadores de impuestos que firman como "autopreparado", con la etiqueta de un negocio o con el nombre de un negocio en lugar de con su nombre individual.
Cobra un porcentaje del reembolso de usted como pago por sus servicios — Tenga cuidado con los preparadores de impuestos que toman un porcentaje del reembolso de usted como base para calcular el pago que cobran por sus servicios, o los que afirman que pueden conseguirle reembolsos más grandes que la competencia. El pago debe basarse en la complejidad de la declaración de impuestos, no en el monto del reembolso.
Le sugiere depositar directamente el reembolso a una cuenta externa — Es posible que un preparador de impuestos dudoso le diga que a usted le conviene más depositar el reembolso en la cuenta del preparador; sin embargo, ésta es una de las formas más comunes que utilizan los estafadores para robar los reembolsos.
El CTEC es una organización sin fines de lucro que fue establecida en 1997 por el Poder Legislativo del Estado de California para proteger del fraude a los contribuyentes. Los contribuyentes pueden denunciar a los preparadores de impuestos dudosos en ctec.org.