Por Liliana Ospina


LANSING, MICHIGAN(LATMITV)- Ya casi comienza la festividad del “Dia del Trabajo’, la cual marca la terminación de la época de verano y el regreso a clases para muchos estudiantes de Michigan y el resto del país.
Por eso la Policía Estatal de Michigan (MSP por sus siglas en inglés) inició esta semana la campaña nacional de sensibilización “Drive Sober or Get Pulled Over”, para detectar en las carreteras y autopistas del estado a conductores que estén manejando bajo la influencia del alcohol.
"Los agentes del orden público que participan en esta campaña están dedicados a abordar estas tragedias. Necesitamos que la gente entienda: depende de ellos tomar la decisión inteligente de conducir sobrio”, dijo Michael L. Prince, director de la Oficina de Planificación de Seguridad en las Carreteras de Michigan (OHSP por sus siglas en inglés).
De acuerdo con un comunicado de prensa de la MSP, la festividad del Día del Trabajo, es una de las temporadas más mortales durante el año en cuanto a fatalidades por conducir en estado de ebriedad.
Hasta el 3 de septiembre las carreteras y autopistas de Michigan tendrán mayor presencia de policías y patrulleros estatales, quienes van a estar pendientes de encontrar a conductores borrachos en las vías, con el fin de salvar vidas.
"Algunas familias sufrieron consecuencias trágicas durante el año porque muchos conductores tomaron la decisión equivocada al conducir ebrios", agregó Michael L. Prince.
En el 2017, durante el período de vacaciones del Día del Trabajo, 15 personas murieron en accidentes de tráfico en Michigan y de las 15 personas fallecidas en accidentes de transito, más de una cuarta parte, lo que equivales al 26.6 por ciento, involucró alcohol.
En Michigan, es ilegal conducir un auto, cuando el conductor tiene una concentración de alcohol en la sangre (BAC por sus siglas en ingles) de .08 o más, aunque los automovilistas pueden ser arrestados a cualquier nivel de BAC, si un oficial cree que están discapacitados para conducir.
Los automovilistas enfrentan fuertes penalidades, si son arrestados por primera vez por una ofensa por conducir ebrio con un BAC de .17 o superior.
Cualquier persona que por primera vez se niegue a hacerse una prueba de alcoholemia, recibe una suspensión de la licencia de conducir por un año. Y si hay una segunda ocasión, en la cual la persona rehúsa a hacerse la prueba de alcoholemia, dentro de un periodo de 7 años, esa persona recibe una suspensión de dos años de su licencia de conducción.
En el 2017 en Michigan, 359 personas murieron en 320 accidentes de tráfico relacionados con el alcohol, el mayor número de muertes por accidentes relacionados con el alcohol desde 2006.
El año pasado, durante la campaña de “Drive Sober o Get Pulled Over”, oficiales de policía arrestaron a 310 conductores, de los cuales 62 fueron acusados bajo la alta ley estatal de BAC con un BAC de .17 o superior.
La campaña “Drive Sober o Get Pulled Over”, cuenta con el respaldo de fondos federales de seguridad vial provistos por el Departamento de Transporte de EE. UU., y la Administración Nacional de Seguridad en el Tráfico en Carreteras y coordinados por el OHSP.